Portada » Open Access

Open Access

¿Qué es el acceso abierto?

Acceso Abierto (OA) es un movimiento que fomenta el acceso libre y gratuito a la publicación científica, promoviendo su libre disponibilidad en Internet (permitiendo su lectura, descarga, copia, impresión, distribución o cualquier uso legal de la misma) sin ninguna barrera de tipo técnico ni financiero. Por otro lado, los creadores mantendrán en todo momento el control sobre la integridad de su trabajo y el derecho a ser reconocido y citado.

Las primeras manifestaciones públicas a favor del OA, las encontramos en la carta de la “Public Library of Science” (2001) y en la “Declaración de Budapest” (2002).

La Public Library of Science / PLOS (Biblioteca Pública de Ciencias) es un proyecto sin ánimo de lucro, que tiene como objetivo crear una biblioteca de revista científica y literatura científica bajo licencia Creative Commons. Se crea a comienzos del 2001 a petición de Brown, Eisen (investigadores de las Universidades de Stanford y California, respectivamente) y de la Lawrence National Laboratory. En 2004 ganó un reconocido premio, Rave Award.

Declaraciones

En la “Declaración de Budapest” de 2002, organizada por la UNESCO-ICSU en el Marco de la Conferencia Mundial sobre la Ciencia para el S.XXI, representantes de 150 países hicieron un llamamiento a todos los gobiernos y científicos, reivindicando un uso responsable del conocimiento para hacer frente a las necesidades y aspiraciones de los ciudadanos, evitando su mala utilización. Estas bases fueron recogidas en el preámbulo de la declaración, junto con una agenda o marco de acción.

Libertad de acceso

Se propone un cambio en el modelo de funcionamiento de la publicación científica basado en el acceso gratuito y libre a los contenidos académicos, teniendo en cuenta una doble vertiente: económica y legal. Pero, ¿cómo lo consiguieron? A través de dos vías, las denominadas “Vía dorada”: todas las revistas pasan al modelo de acceso abierto; y “Vía verde”: los científicos depositan sus trabajos (información científica) en repositorios institucionales (RIS).

Encontramos, además, declaraciones posteriores sobre el OA (Bethesda, 2003; Berlín, 2003; La Alhambra, 2010 y La Haya sobre descubrimiento de conocimiento en la era digital, 2015).

1. Contexto histórico

Open Access” se desarrolla a finales de los años 90, en plena explosión del uso de Internet, permitiendo la libre circulación de la información, base de esta iniciativa. Nos encontramos en un nuevo entorno digital, que evidencia la necesidad del uso de las tecnologías para su desarrollo y manejo y de un cambio de paradigma en cuanto a la accesibilidad, la difusión, la visibilidad y la interacción de todos sus miembros.

Netámbulo: Así era Internet en los años 90 https://www.netambulo.com/asi-era-internet-en-los-90/

2. Evolución del Acceso Abierto

Podemos entender la evolución del movimiento del Acceso Abierto (OA) contrastando la resistencia ejercida por las grandes editoriales de información científica, que pujan por seguir controlando su distribución mediante el pago por publicación, con los actores implicados (autores, editores, revisores y bibliotecarios) y el escenario de la contienda (el mundo de la comunicación científica).

Se deben tener en cuenta los antecedentes del sistema y las diferentes etapas del proceso de acceso a las publicaciones. Cabe reflexionar en torno a la relevancia y viabilidad del movimiento y valorar las claves para su sustentabilidad. Se hace evidente la necesidad de replantear la resolución por pares de artículos, para posibilitar la consecución de una “revisión abierta” (Open Review, OR) en un contexto de “Cultura Libre”. La esencia del OA lleva implícito el desarrollo de un modelo de circulación libre, abierto y gratuito del conocimiento científico. Estamos ante un fenómeno de carácter económico, social, político y epistémico que exige la colaboración de todos sus actores.

Papers

Los artículos en revistas científico-académicas eran el medio para la publicación de los resultados de investigación. En 1995, se comenzó a publicar en formato digital. Este sistema se fundamentaba en dos aspectos: la presentación y el modo de evaluar el impacto ejercido en otras investigaciones. A partir de los años setenta, se comienza a medir o evaluar el impacto de la actividad científica a través de la creación de una serie de índices (Institut for Scientific Information, ISI). En 2010, ElSevier desarrolla la base de datos Scopus, herramienta que facilita el análisis de los resultados de investigación desde muy diversas perspectivas. Esta información resulta de gran interés para la comunidad científica, pero supone un costo muy elevado para las instituciones que, en multitud de ocasiones, las adquieren por paquetes (Díaz, Ramírez Godoy y Díaz Escoto, 2019).

Bibliotecas Universitarias

Lo mismo sucedió con las bibliotecas universitarias, tras la explosión de Internet. Se vieron obligadas a destinar gran parte de su presupuesto anual a la adquisición de revistas digitales, cada año más costosas.

Por otro lado, cabe señalar el efecto de la Big Science sobre el desarrollo exponencial de la publicación científica anual. Este hecho, hizo que se convirtiera en tarea imposible adquirir y gestionar semejante volumen documental para bibliotecas y consorcios.

3. El papel de los repositorios: La Vía Verde

Los repositorios nacionales e institucionales son la piedra angular para acceder a la información científica, pero también a sus metodologías y datos científicos, imprescindibles para validar los estudios y a sus autores, garantizar su recuperación y posterior reproducción de las investigaciones. Se trata de la denominada “Vía Verde”: El autoarchivo en repositorios supone un golpe maestro en cuanto a la eliminación de las barreras económicas. Pero, ¿Qué es un repositorio? ¿Cuál es su origen?

Repositorios universitarios

Un repositorio institucional universitario es [según Lynch, 2003] “[…] un conjunto de servicios ofrecidos a la comunidad científica para la gestión y diseminación de los materiales en forma digital generados por su comunidad. Esto significa un compromiso de la institución, no sólo para facilitar el alojamiento de estos materiales, sino que se compromete a garantizar su preservación, el acceso a los mismos y su distribución”. Hanard lo define como “el lugar natural en el cual alojar la producción científica de su comunidad, de forma que se maximice su uso e impacto (comunicación personal), propone también que los documentos depositados sirvan para la evaluación de sus creadores”. Peter Suber, gran defensor del movimiento Open Access, lo califica como “un organismo viviente al que hay que cuidar y sentirse orgulloso del mismo”.

Visibilizar la producción científica

En definitiva, la finalidad de los repositorios es dar visibilidad a los autores y conservar los resultados de la investigación científica sin olvidar su misión fundamental, la difusión y preservación del conocimiento científico.

Otra vertiente del problema en el libre acceso, hace referencia a la eliminación de barreras legales. Open Access es compatible con las licencias que otorgan los derechos de autor, la revisión por pares, los ingresos y el prestigio de los investigadores, la calidad de las obras publicadas, etc. En este sentido, cabe resaltar que el movimiento cuenta con apoyo institucional, especialmente por parte de las Universidades que promueven normativas que obligan a sus académicos a ofrecer en abierto sus trabajos (mandato de depósito). Igualmente, las agencias financiadoras de la investigación exigen la libre difusión de los resultados de los estudios realizados con sus fondos.

4. Otras vías de acceso

Para medir el avance del OA en un ámbito científico hay que analizar sus publicaciones (revistas y monografías) y el grado de desarrollo de sus repositorios, es decir, la “vía dorada” y la “vía verde”.

La Vía Dorada es la publicación de los resultados de investigación en revistas acogidas al OA. Los artículos publicados en ellas, son los documentos más utilizados en publicación científica. Encontramos 4 tipos diferentes y responden total o parcialmente al concepto OA:

(1) Revistas gratuitas para autores y lectores [el editor se hace cargo de los costes editoriales];

(2) Aquellas que demandan el pago de los costes de publicación al autor [escaso en Humanidades];

(3) Híbridas [suscripción y pago por artículos en acceso abierto];

(4) De acceso gratuito después de un periodo de embargo.

Libros: Existen iniciativas que proponen poner en acceso abierto los libros académicos. A día de hoy, son proyectos modestos y de poca incidencia.

Surgen, además, otras rutas no excluyentes derivadas de la publicación de artículos en revistas (Vía Dorada) como es el caso de las vías:

Bronce o Platino (artículos solo lectura sin descarga), Diamante (publicaciones en acceso abierto que no cobran a los autores por publicar ni a los lectores por leer, suelen recibir financiación de instituciones académicas, gubernamentales o de sociedades científicas), Gris (OA debido a un embargo) y Negra (no respeta los derechos de autor).

5. El Conocimiento Libre

El nacimiento de la Free Software Foundation, de la mano de Richard Stallman (crea la licencia GNU: licencia pública con Copyleft) y de la Open Access Iniciative, se constituyen como fundamento del Conocimiento Libre en el ámbito del software. Más tarde, el movimiento Creative Commons extiende la concepción de la Cultura Libre a todo tipo de contenidos protegidos por los derechos de propiedad intelectual y se convierte en herramienta indispensable para la creación y difusión de contenidos al margen del Copyright.

Richard Matthew Stallman (Manhattan, Nueva York; 16 de marzo de 1953), con frecuencia abreviado como «rms»,1​ es un físico, programador estadounidense, activista y fundador del movimiento del software libre, del sistema operativo GNU y de la Free Software Foundation (Wikipedia, 2021).

6. Tipos de licencias

UTEyCV, YouTube

El OA pretende hacer llegar la información de manera libre y gratuita a toda la sociedad a través de Internet. Es por ello, que resulta imprescindible para la difusión del conocimiento científico. El autor desea conservar una parte de sus derechos de explotación, antes cedidos totalmente a las editoriales. Son tres las licencias utilizadas para la publicación de información científica, independientemente de su tipología documental.

Deja una respuesta