Acceptance of blog usage

De Taller Documental on Wiki
Saltar a: navegación, buscar

Creating a Seamless Cross-Platform Online Experience for Mobile Users

Referencia del artículo

Katherine Lynch (2012) Creating a Seamless Cross-Platform Online Experience for Mobile Users. Code4lib, 16 (feb 2012).

Resumen (artículo)

In creating a mobile-optimized website for Drexel University Libraries, we have stri-ved to preserve the seamless transition between platforms that our desktop users experience. We employ separate technology and coding solutions to make Drupal, WordPress, and HTML sections mobile optimized, while continuously improving the mobile user experience in terms of design, usability, and site performance. This pa-per details how, through extensive research, design, and development, we found the best solution for creating a steady mobile experience for our users.

Resumen

Los sitios web de las bibliotecas de la Drexel University (como los de cual-quier biblioteca universitaria) vienen experimentando desde 2009 un número creciente de visitas desde dispositivos móviles (tabletas y smartphones). A este respecto, se realizó un estudio basado en el seguimiento minucioso de los hábitos de un grupo de estudiantes de distintas disciplinas cuando acced-ían a dichos servicios, observándose dos tendencias:

1. Había un acceso constante a los recursos web de la biblioteca por par-te de los estudiantes. 2. Se hacía necesario adaptar los contenidos y apariencia de los portales a los dispositivos portátiles, cada vez más utilizados.

La idea de crear una versión portable optimizada del sitio web estaba relacio-nada con los nuevos usos y no con una moda o corriente a seguir. Por ello los responsables del proyecto se preocuparon más de la consistencia de las soluciones, de servir idénticos contenidos a usuarios diversos en plataformas distintas (tabletas, smartphones, navegadores tradicionales… y sobre varios sistemas operativos), que de aproximar las soluciones estéticas de las distin-tas experiencias de navegación.

“Una aplicación o versión optimizada del sitio web de una biblioteca es algo beneficioso para la institución en muy diversos aspectos: desde el aumento del número de usuarios a la creación de una versión semántica y transparente del sitio.”

El punto de partida era una web con servicios diferenciados, montados sobre aplicaciones distintas (Drupal, Wordpress y HTML). Con razón, el objetivo debería ser un producto más integrado que acabado. Pero reconocible, fácil-mente navegable y consistente.

La interfaz que se diseñó para el proyecto conservaba la navegación por sec-ciones como base de cada página, la cabecera con varias opciones para la navegación horizontal y varios botones de acceso a aquellas. Por el contrario, desaparecían los contenidos de la página de inicio en el sitio tradicional, con-servándose el cuadro para búsquedas, los enlaces más populares y el widget para el chat.

Aparentemente, Drupal ofrece módulos capaces de redireccionar a una apa-riencia u otra según el dispositivo desde el que se accede. Pero Mobile Tools (aparentemente sencillo) presentaba problemas; mientras que Mobile Plugin (pese a requerir mayores conocimientos técnicos para su configuración), se mostró como una solución fiable.

El motor de Drupal funciona a partir de compresiones previas de los elemen-tos (en JavaScript y CSS), que permiten acelerar el acceso a los contenidos a partir de la caché, sin requerir acceso constante a las bases de datos. Pero esta opción entorpecía la discriminación de las plataformas, por lo que se optó por desactivarla, aun a costa de cargar las páginas más lentamente. Y gestionar la caché desde el servidor para facilitar el tránsito en los disposi-tivos móviles entorpecía la navegación tradicional. Si se optaba por crear si-tios distintos para plataformas distintas, se condenaba al sistema a duplicar esfuerzos por parte de los editores y mantenedores, con los consecuentes riesgos de desactualización y discordancia con las otras páginas no creadas con Drupal. Había que evitar, por tanto, no sólo la duplicidad sino también el aislamiento de datos en sitios distintos que podía plantearse (pues ni Word-press ni HTML planteaban problemas con la caché ni requerían dividir los si-tios para diferenciar el acceso). Finalmente, el módulo de Acceso a Dominio de Drupal permitía gestionar múltiples dominios (y múltiples URLs) en diferentes instancias, a partir de una única instalación de Drupal (y de una sola base de datos) El módulo de Domain Access de Drupal permitía gestionar múltiples dominios (y múltiples URLs) en diferentes instancias a partir de una única instalación (y de una sola base de datos) de Drupal, aun ofreciendo distintos temas para el mismo sitio al que se accedía. Además, dicho módulo permitía separar las configuraciones caché para cada dominio. Cuando las URLs se separaron, la propia herramienta Mobile Tools permitió distinguir el dispositivo de acceso, de modo que se redireccionaba de www.library.drexel.edu a www.m.library.drexel.edu, cuando el acceso era desde un dispositivo móvil.

En este tránsito de la web para navegadores de sobremesa a la web para dispositivos portables, se hizo utilizaron los siguientes recursos: - Dominio en Drupal - Google Analytics - Mobile Tools (de Drupal) - Mobile Plugin (de Drupal) - Wordpress - Google Analytics for Wordpress - W3 Total Cache - Wordpress Mobile Admin - WP Mobile Detector - CSS y Media Queries

Como conclusión, se trata de soluciones que requieren un gasto mínimo y un mínimo mantenimiento por parte de los desarrolladores y los editores de los contenidos. Que utilizan la misma fuente que los navegadores y que son ca-paces de adaptar el ritmo de servicio de la institución al ritmo de demanda de los usuarios, sobre una u otra plataforma.


Comentario

El dinamismo mostrado por las bibliotecas con la llegada de la web 2.0 fue notable, gracias, una vez más, a la inquietud de muchos profesionales y a su afán por adaptar el servicio que prestaban a las posibilidades que ofrecían las nuevas tecnologías, por un lado, y a las demandas renovadas de los usua-rios, por otro. Como ha venido sucediendo repetidamente en este tipo de ins-tituciones, las ideas y propuestas de los profesionales iban por delante de las directrices de la administración de la que dependían, lo que derivó en iniciati-vas voluntaristas, errantes y descoordinadas.

Desde la masificación de redes sociales como facebook, twitter y (más re-cientemente) pinterest, y de la llegada de herramientas de marcado social como delicious, la tentación de experimentar ha sido más fuerte en los biblio-tecarios que el deseo de mejorar la experiencia final entre la biblioteca y sus usuarios. A ello ha contribuido, precisamente la bonanza de sitios y blogs de-dicados al intercambio de iniciativas.

Aunque testar con animales es una práctica que muchos repudian, el bajo índice de riesgo ha animado a muchas instituciones culturales a probar sobre humanos lo que todavía no había sido ni teorizado. Y, como en los juegos on-line o en la publicidad viral, el resultado no ha sido del todo malo.

Muchas bibliotecas pusieron buena parte de sus recursos (los documentales y los humanos) al servicio de unas herramientas tecnológicas cuyas posibili-dades estaban por explorar. Blogs, wikis, feeds… en realidad no eran muy distintas de los “boletines de novedades”, “boletines de resúmenes” y “servi-cios de alerta” que desde siempre se habían manejado, con más pena que gloria, en las bibliotecas. Pero ahora, el componente tecnológico y de inme-diatez parecía abrir nuevos horizontes a esos servicios tan añejos y tan “gas-tados” (por el poco uso). Más allá de los esfuerzos por crear catálogos unifi-cados, accesibles… ¿entendibles? de las instituciones, los bibliotecarios hicieron uso indiscriminado de las herramientas a su alcance.

Los blogs han sido un medio de comunicación indispensable entre biblioteca-rios y entre bibliotecas y usuarios. El canal por el que se transmitía esa co-municación importaba menos que el hecho de comunicar. Por ello, cualquier aplicación ha sido válida cuando se ha puesto al alcance de las bibliotecas. En ocasiones, distintas necesidades de comunicación han requerido distintas aplicaciones. Y, con la misma libertad con la que comunicaban, hicieron uso de unas y otras.

Cuando la comunicación entre bibliotecas y usuarios se ha vuelto multicanal, es decir, cuando no sólo se han usado vías distintas para discursos distintos, sino que han variado las interfaces de comunicación, los momentos y los lu-gares, la complejidad para dar con el interlocutor adecuado ha aumentado. Esto es lo que ha sucedido con la llegada de los teléfonos inteligentes (o smartphones) y las tabletas. Si hace muy poco el problema era cómo prestar libros electrónicos a los usuarios de las bibliotecas, si prestar el soporte o el contenido, ahora el reto es hablar el mismo lenguaje. La forma en que la in-formación se sirva, es un tema secundario. Lo importante es facilitar la com-prensión de la demanda, pues el acceso, una vez localizado el recurso, es universal.

Es por esto que algunas redes de bibliotecas, como la de la Drexel University, no se detienen tanto a pensar en el formato ni el protocolo del encuentro con el usuario sino en el hecho de que el encuentro sea fructífero. Y para ello se esfuerzan en buscar soluciones integradas en las que no importe tanto si se accede a un blog, a un buscador o a un chat como el hecho de que el interlo-cutor (un motor de búsqueda, un bibliotecario u otro usuario) dé respuesta a la demanda de información.

Referencias

  • Lynch, Katherine (2012). [1]
  • Marquina, Julián (2012). [2]
  • Arroyo-Vázquez, Natalia (2009). [3]

javier 01:18 6 nov 2012 (MST)